lunes, 18 de abril de 2016

La eficiencia energética de las ventanas

En primer lugar dejemos clara una cuestión, la información que va a leer a continuación no es fruto de la interpretación ni de la invención, son datos obtenidos de un riguroso estudio elaborado por un prestigioso Centro Tecnológico denominado Tecnalia R&D. 

El objetivo de este estudio es poner sobre la mesa la verdadera influencia que tiene el material con el que se fabrican los marcos de las ventanas, en el ahorro energético de una vivienda.

Estamos cansados de escuchar auténticas barbaridades acerca del ahorro que supone elegir ventanas de uno u otro material, y ha llegado el momento de aclararlas. 

1. ¿Qué es mejorar la eficiencia energética?

Como concepto global, mejorar la Eficiencia Energética consiste en reducir el consumo de energía, manteniendo los mismos servicios energéticos, sin disminuir el confort ni la calidad de vida, asegurando el abastecimiento, protegiendo el medio ambiente y fomentando la sostenibilidad.


2. ¿Qué factores determinan la eficiencia energética de una ventana?

 

a. Permeabilidad al aire

 

La permeabilidad indica la capacidad que tiene un cerramiento de impedir entradas y salidas de aire no deseadas a través del mismo, es decir, que el cerramiento no deje entrar aire de la calle al interior de la vivienda y tampoco permita que la calefacción o aire acondicionado de la vivienda se salga al exterior. Este es el principal problema de las ventanas envejecidas.

b. Factor solar


El factor solar representa la energía solar que deja pasar un determinado cerramiento a las estancias interiores.

 

c. Transmitancia térmica

 

La transmitancia térmica mide el flujo de calor a través del material (del vidrio o del marco) debido únicamente a la diferencia de temperaturas entre el exterior y el interior, sin tener en cuenta la radiación solar o los flujos de aire a través de los cerramientos. La transmitancia de los nuevos marcos de aluminio con RPT (Rotura de Puente Térmico) es prácticamente equivalente a la de los otros materiales.

Conclusiones del estudio

- La permeabilidad al aire de una ventana es de vital importancia para mejorar el consumo energético y por lo tanto se debe elegir un material que garantice que dicha permeabilidad se mantendrá en el tiempo. Es decir, un material que sea duradero, resistente y no se deforme. El aluminio cumple estos requisitos a la perfección.

- Para obtener una elevada eficiencia energética, y por lo tanto ahorrar en el gasto energético, es fundamental elegir correctamente un vidrio con un factor solar adecuado. El vidrio supone aproximadamente el 75% de la superficie que ocupa una ventana, y lógicamente esto le convierte en fundamental.

Sabiendo ya qué es el factor solar, la pregunta siguiente sería:

¿Qué es mejor, un factor solar alto o bajo?
Pues eso depende. Por ejemplo, en un clima frío, como puede ser Burgos, la mejor opción será un factor solar alto, es decir que atraviese mucha energía la ventana, para que caliente el interior de la vivienda y así tener un menor gasto en calefacción. En cambio, en un clima cálido como Alicante, lo más interesante sería un factor solar bajo, para evitar tener que refrigerar mucho la vivienda en verano, ahorrando de esta forma energía.

- Aclarados estos dos asuntos, vemos que el material de los marcos de las ventanas (aluminio, pvc, madera, etc.) tiene una influencia francamente menor en el consumo de energía, siempre y cuando dicho material, y el conjunto de la ventana, sea capaz de mantener intactas sus cualidades a lo largo de los años, es decir, que no se deforme, crezca o decrezca, o sufra cualquier otro deterioro. El aluminio mantiene intactas sus cualidades a lo largo de los años, y prueba de ello es que existen cerramientos de aluminio con más de 75 años, como los del emblemático Empire State de Nueva York.

- Y no nos olvidamos de la conclusión principal del estudio: Sustituir unas ventanas envejecidas por unas nuevas con marcos de aluminio con RPT favorece notablemente el ahorro energético, mejora el confort y mejora la calificación energética de los edificios.


Valoraciones finales


- Como queda demostrado en el estudio de Tecnalia, es FALSO que utilizar ventanas de plástico (PVC) permita obtener importantes ahorros con respecto al uso de ventanas de aluminio. Y eso teniendo en cuenta que estas mediciones se han realizado con productos nuevos, sin haber sufrido deterioro por el paso del tiempo. ¿Qué ocurriría si se efectuara el estudio tras 10 años de servicio? Sabemos que el aluminio es capaz de mantenerse inalterable tras diez o más años de uso, pero ¿y otros materiales?

- Porque más allá de las conclusiones de este estudio, hay que resaltar que para conseguir ahorro energético a lo largo del tiempo, es fundamental que el producto sea resistente y duradero, y ahí el aluminio es imbatible ¿pueden otros materiales mantener sus propiedades inalterables con el paso de los años? Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Si desea visualizar el estudio es su totalidad, puede hacerlo pinchando aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario